El arte del proceso

En Japón un técnico en ikura es un profesional respetado. Se requiere una formación educativa de biología, química orgánica y años de trabajo en el arte del oficio.

Para dominar el arte
de hacer ikura se necesita:


Una mano delicada
Una postura fuerte y resistente
Un ojo entendido
Un olfato agudo
Un paladar sensible
y sobre todo,
Dedicación.